La ciudadanía presiona al Senado para rechazo del TPP-11

Especial relevancia tuvieron las protestas frente al Congreso en Valparaíso, convocadas por la Plataforma de Organizaciones Chile Mejor sin TLC, durante la jornada de la Comisión de Relaciones Exteriores, que sesionó para revisar los puntos de este tratado.

Fuente en Politika

Este martes numerosas organizaciones sociales y territoriales se manifestaron en diversas ciudades chilenas para presionar al Senado, que debe revisar y aprobar, o eventualmente rechazar, el tratado TPP-11, o actualmente denominado Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico. Especial relevancia tuvieron las protestas frente al Congreso en Valparaíso, convocadas por la Plataforma de Organizaciones Chile Mejor sin TLC, durante la jornada de la Comisión de Relaciones Exteriores, que sesionó para revisar los puntos de este tratado.

En un volante repartido a los numerosos transeúntes que circulaban por el lugar se exponían varias razones por las cuales debería ser rechazado este tratado internacional, entre las cuales se mencionan: “Habilita a las empresas a demandar al Estado, si estas consideran que alguna política pública afecta sus ganancias. Es un tratado progresivo, Chile estará obligado a asumir las modificaciones que pueda tener a futuro. Se privatizaran las semillas, obligando a los campesinos a comprar semillas transgénicas a las grandes empresas. Se fortalecerá el monopolio de las farmacéuticas, al retrasarse la entrada de los medicamentos genéricos.”

El TPP fue firmado el año pasado por el entonces canciller chileno Heraldo Muñoz días antes de la entrega del mando de Michelle Bachelet a Sebastián Piñera. Ambos gobierno han seguido, tal como en décadas anteriores hicieron las coaliciones del llamado binominal, empujando las políticas comerciales de mercado desregulados que tanto han favorecido a las grandes corporaciones chilenas y mundializadas.

El TPP, así como los anteriores tratados de libre comercio vigentes, requieren ser refrendados por el parlamento para su entrada en funciones. En este proceso, el TPP-11 sorteó hace una semana la Cámara de Diputados. Sin embargo, este trámite marcó un punto de inflexión para las políticas comerciales chilenas. A diferencia de las anteriores aprobaciones de los TLC, esta vez su sanción fue reñida, con escasos votos a favor. Este resultado ha sido relevado por las organizaciones sociales que lo impugnan en cuanto decenas de congresistas han admitido los enormes perjuicios que el tratado traerá, no por cierto a las grandes empresas, pero sí a los trabajadores, consumidores, pequeños agricultores y la ruralidad y a la ciudadanía en general. Sus implicancias son extensas y altamente riesgosas para el futuro del país.

Así lo expresó hace unos días el destacado economista chileno Gabriel Palma en conversación con el periodista Fernando Paulsen. Palma, profesor titular de la Facultad de Economía de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, afirmó que tras estudiar detalladamente los artículos disponibles del TPP llegó a la conclusión que es perjudicial para Chile y limitará en el futuro el desarrollo del país. Ello en cuanto impedirá cualquier cambio o legislación que incomode a las corporaciones extranjeras residentes en cualquiera de los otros países asociados bajo el TPP. Esto significa que el tratado consolida y cristaliza el actual modelo económico chileno en tanto lo somete a los intereses de los otros actores.

La comunicación de los alcances del TPP, que ha sido profusamente elogiado por el establishment político y económico a través de entrevistas y editoriales en la prensa hegemónica, no ha canalizado a través de estos medios el rechazo de las organizaciones sociales, que se ha visto en la necesidad del activismo y las manifestaciones para visibilizar sus puntos de vista. Y como es ya habitual en estos casos, ayer las protestas en Valparaíso y otras ciudades se vieron agravadas por la acción de las Fuerzas Especiales de Carabineros, quienes empleando  reiteradamente sus elementos represivos en contra de las y los manifestantes, contaminaron de gases tóxicos el sector. Las decenas de personas presentes en el lugar continuaron protestando durante más de una hora, soportando sin amilanarse  los chorros de agua y los gases, mientras coreaban enérgicamente “¡la gente consciente defiende el medio ambiente!”

Esteban Silva, de la Plataforma Chile Mejor sin TLC dijo ayer que ” la ciudadanía ha expresado de múltiples formas el rechazo a este nefasto TPP11 que es un macro Tratado desregulador al servicio y beneficio de las grandes corporaciones transnacionales y del capital especulativo financiero y que limitará severamente la soberanía económica y la capacidad productiva de nuestro país”.

“La derecha económica, empresarial y política con sus grandes medios de comunicación han intentado presentar el TPP como algo positivo, ocultando todos sus aspectos negativos y nefastos que conllevaría para Chile el ratificarlo. Han desatado en los medios de comunicación una campaña de desinformación ocultando e invisibilizando la opinión negativa de las organizaciones y movimientos sociales, opiniones seriamente fundamentadas en contra del TPP11, particularmente de las organizaciones que formamos parte de la Plataforma Chile Mejor sin TLC.

“Bastó que se conocieran mínimamente nuestros planteamientos y se nos permitiera exponerlos en algunas Comisiones de los Diputados para que un número muy significativo de diputados y diputadas se convenciera de que había que rechazar el TPP 11 para defender nuestra soberanía económica y productiva. La victoria parcial lograda por el gobierno y los poderes facticos fue “pirrica”. Quedó claro que, a pesar de estos resultados preliminares, hay una inmensa mayoría organizada y movilizada en contra del TPP. Esperamos que las y los senadores se comporten como senadores de la República y abran especies de participación para escuchar nuestros argumentos que son los del conjunto de los sectores económicos y sociales que seremos afectados negativamente de aprobarse este nefasto Tratado.

“El senado, más allá de la militancia de sus integrantes, debe darle garantías al pueblo chileno de que la Cámara Alta, es decir, que es un Senado de la República que representa a los ciudadanos del país y no a unos pocos o a las grandes empresas. Estoy seguro de que si se nos escucha y se abre un canal de participación en el debate del TPP11 es posible que se exprese un rechazo patriótico que revertirá lo ocurrido en la Cámara de Diputados”, finalizó.

Con información aportada por Guillermo Correa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *