Informe: La mitad de los trabajadores en Chile gana menos de $ 350 mil mensuales

Redacción en POLITIKA

La mitad de los trabajadores y trabajadoras chilenas perciben un salario inferior a los 350 mil pesos mensuales, en tanto el 70 por ciento gana menos de 500 mil pesos. En el caso de las mujeres, el 70 por ciento gana menos de 400 mil pesos líquidos. Estos datos se desprenden del informe Salarios al Límite, elaborado por la Fundación Sol y publicado en abril de este año, estudio realizado sobre la base de información obtenida por la Encuesta Casen del 2017 y 2018.

El estudio de la Fundación Sol sobre salarios apunta al profundo y estructural problema de la desigualdad de ingresos en Chile. La fuerte concentración de la riqueza queda expresada de forma clara y precisa por este informe. “El problema de la desigualdad en los ingresos que existe en Chile a nivel de hogares, también se puede apreciar en la distribución salarial. Sólo el diez por ciento de los trabajadores gana más de un millón de pesos y un pequeño segmento de los ocupados (1 %) registra salarios sobre los tres millones líquidos llegando a un máximo de $40 millones”.

La desigualdad también puede observarse por la distribución territorial. Mientras el 50 % de los trabajadores de Antofagasta gana menos de $450.000 líquidos, en las regiones del Maule y La Araucanía la mediana es de sólo $280.000, reflejando importantes niveles de heterogeneidad espacial – territorial. En siete regiones (Coquimbo, Libertador, Maule, Ñuble, Araucanía, Los Ríos y Los Lagos) se observa un atraso salarial más pronunciado, ya que 70 % de los ocupados/as percibe menos de $400.000 líquidos”.

Es importante la recomendación de este informe sobre las posibles acciones para al menos disminuir estás enormes brechas. Al respecto, la Fundación Sol concluye que “la situación de los bajos salarios en Chile es una realidad material que plantea una reflexión sobre ciertos vínculos a nivel de la economía política: quienes viven de la venta de su fuerza de trabajo no gozan ampliamente de los frutos que generan con su esfuerzo cotidiano y es probable que ello sea el resultado de la situación de despojo y no reconocimiento del valor producido que ejercen los sectores sociales dominantes”.

A este respecto, “resulta pertinente precisar que los ingresos máximos capturados en la CASEN, inclusive están sub-representados, toda vez que las personas más ricas en general no contestan encuestas en el hogar. Según estimaciones de ingresos para los super ricos, basadas en da-tos administrativos provistos por el Servicio de Impuestos Internos, el 1 % más rico (los representantes del gran empresariado) acumula 33 % de los ingresos nacionales (Blanco Cosio, 2016), una realidad que difícilmente se entiende sin una mirada relacional de la desigualdad”.

En términos de hipótesis de investigación, la Fundación identifica al menos tres mecanismos de formación de salarios que en Chile se mantienen como vías secundarias (intencionadamente no usadas) y que impactan en los bajos salarios:

Negociación Colectiva: En Chile se negocia exclusivamente al nivel de empresas y se impide institucionalmente (desde 1979, en Dictadura) la negociación por sector o rama de producción.Los países más igualitarios e inclusive, los más productivos, operan con mecanismos de negociación colectiva donde existe la posibilidad de la negociación por rama.

El salario mínimo produce el denominado “efecto faro”. Según éste, un bajo nivel en el salario mínimo induce a bajos niveles en el resto de la estructura salarial.

El efecto faro también se puede apreciar en la interacción entre el sector público y el sector privado. Así, mientras los reajustes públicos sean bajos, la presión en el mundo privado también será mínima a la hora de subir los sueldos.

La fortaleza de estas herramientas sin duda sugiere un cambio en la distribución de poder al interior de la sociedad que puede abrir perspestivas de una vida mejor, y, más aún, de una vida buena o plena para las mayorías, finaliza el estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *