Miguel Schweitzer, el abogado de Pinochet que integra el Consejo que eliminó la obligatoriedad para Historia

Además de asumir la defensa del genocida en democracia, el jurista fue un colaborador directo de la dictadura cívico militar, desempeñándose como embajador y canciller del régimen.

Escribe en POLITIKA Daniel Labbé Yáñez

El pasado viernes una noticia encendió las alarmas en el mundo estudiantil y académico: el Consejo Nacional de Educación (CNED) anunció que a partir de 2020 las asignaturas de Historia y Educación Física para los niveles de 3° y 4° medio pasarán a ser optativas.

Desde entonces el CNED ha sido objeto de críticas por esta decisión y los nombres de quienes integran el Consejo han comenzado a aparecer asociados a una decisión respecto de la que se acusa una motivación política, la de sabotear la formación de estudiantes conscientes de la importancia de la memoria histórica y del ejercicio del pensamiento crítico.

En este contexto ha destacado el nombre de Miguel Schweitzer Walters, académico del Consejo Nacional de Educación designado por los rectores de las universidades privadas acreditadas. Y es que más allá de su calidad de Decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae o la de Doctor en Derecho Penal de la Universidad de Roma en Italia, como se destaca en la web del CNED, el abogado es conocido en nuestro país por una razón diferente: su vinculación con la dictadura cívico militar encabezada por Augusto Pinochet y la posterior defensa legal del genocida.

Schweitzer fue un directo colaborador del régimen de Pinochet, desempeñándose como embajador de Chile en la Organización de Naciones Unidas (ONU) y en la Organización de Estados Americanos (OEA) entre 1974 y 1980. Luego, hasta 1983 ocupó ese mismo cargo en Reino Unido, y entre febrero y diciembre de ese mismo año fue ministro de Relaciones Exteriores de la dictadura.

Una vez en democracia, el abogado formó parte del equipo jurídico que defendió a Augusto Pinochet durante su detención en Londres entre octubre de 1998 y marzo de 2000, acusado de los delitos de genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas en la dictadura que encabezó.

Luego, tras el regreso del criminal a Chile y la confirmación de su desafuero como senador vitalicio, Schweitzer continuó con su defensa junto a otros juristas, entre ellos Pablo Rodríguez Grez, fundador de la organización de extrema derecha Patria y Libertad, esta vez para enfrentar un procesamiento contra el dictador en Chile por los delitos de homicidio, secuestro calificado, asociación ilícita e inhumación ilegal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *