45 horas es explotar y es robarle el tiempo a la gente.

Quienes nos gobiernan  lo han demostrado sistemáticamente que son un sector conservador,  siempre se oponen a los progresos o derechos sociales de los trabajadores.

El tiempo también es una forma de riqueza, tener tiempo para estar con su familia, para hacer deporte, ver a los amigos,  ir de viaje, etc. Todas las anteriores, son parte de una buena calidad de vida para las personas y ayuda a la salud mental de los trabajadores. Seguir explotando a una gran parte de nuestros compatriotas con  sueldos indignos, que no dan para terminar el mes por el alto costo de vida en nuestro país y que además se les explote semanalmente con 45 horas laborales obligatorias es verdaderamente un abuso.  

Chile es el país miembro más desigual de la OCDE, que aspira llegar al desarrollo, pero es una evidencia, entre aquellos que conocemos como funciona el país, sabemos que  toda la basura está por debajo de la alfombra sueldos miserables para la clase trabajadora; lucro  en la salud; lucro en la educación; la estafa de las AFP; corrupción institucional; dirigentes sociales asesinados; represión al pueblo mapuche; zonas de sacrificio— 

El proyecto de las 40 horas del sector progresista de Chile es justo y necesario. Sin embargo, el muro retrógrado y autoritario de contención es grande. Hoy último día del mes de julio,  tipo 8:30 am hora parisina, como es de costumbre chateamos por whatsapp con mis amigos chilenos viviendo en España y Suecia. Uno de ellos me  envía un link de la web de CNN Chile, en el cual  un abogado laboral, al servicio del gobierno y del gran empresariado llamado Marcelo Soto argumenta:  “Un joven recién recibido podría decir «yo con la juventud, con las ganas que tengo de salir adelante, 40 horas es poco»”

Este señor, al parecer no está al tanto que en países con mayores grados de justicia salarial y mejor calidad de vida se trabaja menos de 40 horas y quien quiera trabajar más, es recompensado con horas extras mejor pagadas. Aquí en Francia por ley se trabajan 35 horas, quienes trabajan horas extras son pagados por sobre el valor mínimo de la hora de trabajo. 

Seguramente no van a faltar  quienes justifiquen las 45 horas, van  a salir con la excusa que los chilenos o Chilenas somos buenos para sacar  la vuelta en el trabajo. A mi parecer, es una estigmatización, puede que sea verdad, pero cualquier trabajador que es mal pagado y explotado no tendrá muchas ganas de trabajar,  ni tampoco tendrá aprecio por su oficio ni por su jefe. 


He sido  testigo que cuando un trabajador Chileno es reconocido y bien pagado da el 100% por su labor. Un par de veranos atrás fui a trabajar gracias a un amigo al famoso balneario de Cap Ferret, cerca  de burdeos. Un lugar muy elitista en donde nos podemos encontrar con las personalidades más famosas de Francia.

En ese balneario, el dueño del supermercado trabajaba solamente con Chilenos porque eran como dice la jerga los más “aperrados”, trabajaban doble turno, por la tarde y por la noche. Les pagaba un sueldo mínimo de 1200 euros las 35 horas semanales,   todo el resto les pagaba en horas extras a un valor más alto, sueldo total alrededor de 4000 mil euros, es decir, un poco más de 3 millones de pesos al mes.

Mis compatriotas trabajaban como avión y por si fuera poco al final de temporada el patrón  les daba un bono de unos mil euros más. El dueño del supermercado era de origen portugués, había comenzado de abajo, una hombre de trabajo que laburaba  a la par con el resto de sus empleados, con una gran conciencia del sacrificio, amor por el trabajo y la importancia de ser bien remunerado. 


Yo trabajé con ese señor, me dejó a cargo un local para hacer pizzas y vender pollos. Tenía doble turno, el primer día me preguntó ¿qué días quieres descansar? ( por ley se deben dar 2 jornadas de reposo), ninguno le respondí,  porque quiero juntar dinero para volver a París a terminar mi Master, asi me gusta me respondió.  Me pagaba de la misma forma que a mis compatriotas, al final del verano me otorgó una compensación  por mi trabajo de 3 meses sin parar y para reconocer mi esfuerzo me invitó a cenar. 

Lamentablemente, quienes nos gobiernan  lo han demostrado sistemáticamente que son un sector conservador con mentalidad de patrones de fundo,  siempre se oponen a los progresos o derechos sociales de los trabajadores. Estos quienes pregonaron los tiempos mejores no han enviado ningún proyecto al congreso  para el desarrollo social en beneficio de la masa trabajadora.

Sus proyectos se han enfocado en — reprimir a los estudiantes; segregar a nuestros escolares a  los 13 años; enviar una proyecto contra el terrorismo para seguir reprimiendo al pueblo mapuche — Esas han sido las reformas de éstos grandes hombres o mujeres  de Estado, hombres y mujeres con poco sentido común, con pocas ideas, con nula vocación pública, con una ambición voraz para servirle a sus intereses propios y  a los de sus amigos. 

En fin, si en la actualidad los cómplices activos o pasivos  de una dictadura nos gobiernan, es por culpa de la ex-concertación o del último  gobierno de Michelle Bachelet, quienes siguieron perfeccionando el modelo neoliberal más salvaje del mundo, no cambiaron la Constitución, se corrompieron,  se coludieron con el empresariado, son parte de la oligarquía que vive de la profesionalización de la política y sus privilegios. 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *