Fundador

La República alimenta a sus hijos y los instruye [Honoré Daumier, 1848]

Ciertamente soy un desconocido para la mayoría de mis compatriotas, sin embargo, quisiera humildemente contarles mi historia y mi pensamiento político.Nací el 5 de agosto de 1978 en la ciudad de Concepción, provengo de una familia modesta, mi Madre es dueña de casa y mi Padre un trabajador incansable.

Me identifico con el Chile que lucha, que sueña con una patria justa y en donde prime el interés general.Mis diez años de residencia en Francia han sido un periodo de aprendizaje, de admiración por los ideales, principios  de un  régimen republicano heredado de su revolución. Vine al país galo con mis sueños, con mis ansias de aventura y búsqueda de oportunidades, hoy, siento un enorme agradecimiento por la República francesa  por haberme formado como ciudadano con un espíritu crítico, inquieto e ideales que trascienden mi interés individual para servirle a mi patria.

Los actores políticos Chilenos no son representativos de la sociedad, mayoritariamente siempre provienen del mismo sector social. En consecuencia, por las oportunidades que he tenido, tengo el deber moral de querer entrar a la arena política para aportar, luchar  con mis ideas a  una patria  desarrollada, transparente y justa. Los diputados y senadores  preconizan  defender o representar a la ciudadanía, pero la verdad que son muy pocos quienes cumplen con su deber principal, la gran mayoría se dedica a la política para servirle a sus propios intereses y terminan tarde o temprano coludiéndose con el dinero para vivir de la política como si fuera una profesión como todas las otras.